Como Obtener Tarjetas de crédito sin comisiones

En los últimos años, la competencia ha aumentado en el mundo de las tarjetas de crédito, lo que ha obligado a muchos bancos y entidades emisoras a adoptar estrategias de crecimiento muy agresivas, como la emisión de tarjetas gratuitas para los usuarios.

 

Los resultados son evidentes. Actualmente hay unos 45 millones de tarjetas de crédito en circulación en España, el doble que en el año 2000.

Pero antes de lanzarnos al ruedo, conviene entender las implicaciones de las tarjetas de crédito gratuitas. Después de todo, la libertad tiene límites.

 

El grado de gratuidad de las tarjetas de crédito

Cuando una tarjeta de crédito se anuncia como gratuita, significa que no hay comisiones de emisión ni de mantenimiento.

Teniendo en cuenta que algunas tarjetas de crédito tienen una comisión de emisión de 30-50 euros, esto se traduce en un ahorro considerable al año. El mantenimiento, en cambio, cuesta 40 euros más al año.

Esto es lo que tienen en mente los bancos cuando dicen que las tarjetas de crédito son gratuitas y nada más.

 

¿Qué es lo que no es gratis en las «tarjetas de crédito gratuitas»?

Hay muchas otras situaciones, además de las mencionadas, en las que hay que asumir ciertos costes. Los siguientes son ejemplos

 

Retiradas de crédito en cajeros automáticos: a diferencia de las tarjetas de débito, el dinero retirado de un cajero automático con una tarjeta de crédito se carga en la línea de crédito de la tarjeta, no en el saldo de la cuenta. En este caso, se paga una comisión de hasta 5 euros por cada transacción, independientemente del importe retirado.

Uso de cajeros automáticos de una red diferente: si utiliza un cajero automático de una red diferente a la de su banco, es probable que pague una comisión de unos 3 euros.
Intereses por aplazar las compras: aplazar la devolución de un préstamo hasta final de mes significa que tendrás que pagar los intereses asociados según la TAE estipulada en tu contrato.

Condiciones de las tarjetas gratuitas

Las tarjetas de crédito gratuitas, en cambio, pueden estar condicionadas a que el titular cumpla determinadas condiciones. Algunos bancos imponen estas condiciones para garantizar el uso de la tarjeta.

Por lo general, las entidades financieras disponen de sistemas para realizar un seguimiento automático del uso de la tarjeta, de modo que si no se cumplen las condiciones en un mes determinado, el titular de la tarjeta tiene que pagar determinados gastos de servicio a partir del mes siguiente.

Compras: la obligación de realizar un número mínimo de compras al mes o al trimestre es una de las condiciones más comunes.
Consumo mínimo anual: otra opción es establecer una cantidad mínima de consumo que se debe realizar con la tarjeta en un año. Este consumo puede ascender a varios cientos de euros.

 

¿Por qué son gratuitas las tarjetas de crédito?

 

Quizá se pregunte cómo una entidad financiera puede emitir tarjetas de crédito gratuitamente y seguir haciendo negocio.

La explicación es muy sencilla. Como las tarjetas de crédito son gratuitas, las entidades financieras fomentan su uso masivo. Esto garantiza múltiples fuentes de ingresos.

Los comercios que aceptan las tarjetas tienen que pagar una cuota por utilizar el TPV.
Los usuarios que retrasan el pago de sus compras pagan intereses por el uso del crédito.
Si el reembolso da lugar a un descubierto en la cuenta del titular de la tarjeta, el banco también cobra una penalización y una comisión por informar del descubierto, así como los correspondientes intereses de demora.

Otras posibles ventajas de la tarjeta de crédito

Por último, es importante saber que las ventajas de las tarjetas de crédito no sólo son gratuitas.

 

Hay descuentos y bonificaciones para las compras en el momento.
Descuentos en las compras que se pueden aplazar.
La posibilidad de participar en un sorteo de múltiples regalos.
Posibilidad de acceder a zonas dedicadas con promociones en instalaciones y tiendas.
Seguro gratuito de compras, robo, pérdida, viaje, fallecimiento, enfermedad y desempleo.
Pago aplazado sin intereses: algunas tarjetas permiten aplazar las compras durante varios meses sin pagar intereses. Sin embargo, suele haber una comisión por transacción, que puede ser muy ventajosa para compras relativamente grandes.
Emisión de tarjetas sin cambiar de banco: algunas de las tarjetas de crédito gratuitas más exitosas del mercado pueden emitirse sin cambiar de banco. El crédito utilizado simplemente se cancela de su cuenta bancaria habitual, como cualquier otra cuenta.
En conclusión, una tarjeta de crédito puede ser gratuita, pero eso no significa que todas las transacciones que hagas con ella lo sean. Hazlo bien y compra con responsabilidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.